lunes, 21 de noviembre de 2011

GET IN THE RING, MOTHERFUCKER: ROCKNROLL Y BOXEO.

Curiosamente en ocasiones las canciones dedicadas al noble arte del boxeo encajan más en las formas folk de algunos de los grandes que en temas cañeros y combativos. Mucho antes de remover conciencias con Hurricaine Dylan ya había cantado sobre un boxeador maldito, Davey Moore, noqueado por Ultiminio Ramos (¡Ultiminio! Gran nombre) en 1963 y fallecido a las pocas horas por la paliza recibida. El tema (Who Killed Davey Moore?) se incluye en el tomo 1 de las Bootleg Series. Años más tarde dedicó el tema que comentábamos a Huracán Carter, aspirante al campeonato mundial del peso medio, condenado a (tres) cadenas perpetuas en turbias condiciones. La popularidad del tema hizo que se reabriese el interés por el caso y se revisase la condena. A Carter le fue concedida la libertad finalmente veinte años después de su encarcelamiento. Quien tenga un par de horas libres y nada más que hacer (en su vida) puede recuperar Huracán Carter, de Denzel Washington, bondad y almíbar Made In Hollywood.
Una de las bandas que recoge el testigo que Dylan nunca soltó son los Felice Brothers, que, como el maestro, dedican una canción al boxeo. En este caso se centran en la figura de Louie, un peso welter que se mete en una mala pelea y acaba de mala manera. Una preciosa balada sobre perdedores y uno de mis temas favoritos de los últimos tiempos, The Felice Brothers ,Ballad of Lou The Welterheight.

Otros casos de boxeo acústico; The Boxer de Simon and Garfunkel, una triste reflexión sobre la dura pelea diaria de un sparring (y un temazo como la copa de un pino). Springsteen en Devil and Dust trataba también esta triste historia en The Hitter. Algo parecido con respecto a la historia de Davey Moore hizo el gran Warren Zevon años después (1982), en el álbum Sentimental Hygiene (usando como banda a los –por entonces jóvenes- chicos de REM), donde grabó Boom Boom Mancini, donde relata la historia de cómo Boom Boom en 1982, en su tercera defensa del título mundial del peso ligero, mandó al coreano Duk Koo Kim a la lona, y pocos días después a la tumba, por las heridas recibidas. Tragedia en el ring, como cantaba Warren Zevon en Boom Boom Mancini.
Boom Boom Mancini, pon la boca así, como si fueras a beber...

Seguimos con uno acostumbrado a retar pero poco dispuesto a pelear, hablo del ínclito William Axl Rose, uno de los mayores bocazas del negocio, y promotor involuntario del más esperado combate de boxeo en el mundo del rock, que por desgracia nunca sucedió. En 1989 en unos premios de la MTV, Vince Neil, cantante de Mötley Crüe, atizó un par de sopapos al guitarrista de GNR, Izzy Stradlin, quien aparentemente había molestado a la mujer de Neil con ciertas insinuaciones. Cuando Axl se enteró montó en cólera y con las cámaras de MTV como testigos retó a Vince a un combate de boxeo. Vince respondió que cuándo y dónde él quisiese y … todavía estamos esperando. Durante meses estuvimos pendientes de ese combate que por desgracia nunca sucedió, aunque las descalificaciones en entrevistas nos entretuvieron durante años. Como Axl se debió quedar con ganas, en Use Your Illusion (1991) incluyó el tema Get In The Ring, dedicado a todos los periodistas que no le gustaban porque habían hablado mal de su banda; ¿lo hizo mediante alegorías o metáforas? No, amigos, los cita textualmente en el puente de la canción, en un acto inaudito de chulería y gargantuesca neurosis . Get in the ring, Motherfucker!
Axl imparte justicia. Súbete al Ring, periodista!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada