jueves, 26 de enero de 2012

THERE'S A RIOT GOING ON. ¿ACTIVISMO Y ROCK N ROLL?

El activismo radical y música son dos mundos en principio no muy afines. Sobre todo si consideramos la música como divertimento, placer sensorial o afición intrascendente. Pero hay casos, amigos, hay casos. Hagamos historia; uno de los clanes revolucionarios más populares fueron los Motherfuckers, un grupo de afinidad anarquista, una suerte de banda callejera politizada. Formados en 1966 en el Lower East Side de NY por el pintor Ben Morea, proponían una revolución cultural como parte integrante de la vida, defendían la anarquía y la autodefensa armada (ay, esa fascinación americana por las armas). En 1968 durante una lectura del poeta Kenneth Koch un mienbro de los Motherfuckers se plantó frente a él y tras gritar su nombre le disparó con balas de fogeo (a lo que Koch, superado el susto, replicó : “Crece de una vez”). Meses después Valerie Solanas, escritora asociada con el movimiento, fue un poquito más lejos y disparó a Andy Warhol y a punto estuvo de cepillárselo. No andaba muy centrada la señorita Solanas; hay una película (I Shoot Andy Warhol) que cuenta -bastante bien- la historia.
Disparos aparte, los Motherfuckers organizaban cada miércoles en el Fillmore East de NY las Noches de la Comunidad, conciertos y conferencias de gente como por ejemplo los MC5 (politizados hasta el extremo por entonces), pero en diciembre del 68 las bestias de Detroit acababan de fichar por la multinacional Elektra y eso a los Motherfuckers no les hizo gracia, por lo que después de un concierto de lo más tenso, el grupo tuvo que salir por piernas mientras que el público les llamaba vendidos, cerdos o bastardos y quemaban su disco. Y yo me pregunto ¿cómo puedes quemar un disco que suena como esto?


Kick out the Jams, Motherfuckers!

Los MC5 estuvieron desde el principio muy involucrados con las Panteras Blancas que era un colectivo cultural de extrema izquierda, fundado entre otros por John Sinclair, manager de MC5. El grupo surgió como respuesta a unas declaraciones del líder de los Panteras Negras, Huey Newton; preguntado sobre qué podían hacer los blancos para apoyarles dijo “Fundar los Panteras Blancas” . Dicho y hecho, Huey; fundados en Detroit en 1968 propugnaban también una revolución contracultural, con mensajes ecológicos y “un mundo libre de prisioneros políticos”. También, y desde un punto de vista más mundano (y, qué queréis que os diga,más aplaudible) abogaban por “el rock n roll, droga y sexo en las calles y la supresión del capitalismo”. Aunque no se les conoce actos terroristas sí que estuvieron abiertamente involucrados en los disturbios de la Calle 12 de Detroit, que empezó como una redada policial rutinaria y acabó con cinco días de barrios enteros ardiendo, guerra de guerrillas, más de 50 muertos y el ejército tomando las calles con tanques. En America. En la Tierra de la Libertad. En 1968. Flipante. Además el FBI tenía fichado a Sinclair como potencial peligro subversivo y en 1969 le encarcelaron por llevar encima 2 porros de marihuana. La detención de Sinclair provocó un aluvión de movimientos de protesta; una de las más significativas fue la canción que John Lennon compuso para su álbum Some Time in New York, que años más tarde versionarían Blind Melon en su (maravilloso y) póstumo disco; Nico.


Shannon Hoon se acuerda de Lennon que se acuerda de Sinclair.


Y por último no acordamos de los Black Panthers, el Partido Pantera Negra de Autodefensa; fundado por Heuy Newton y Bobby Seale y que surgió como postura radical politizada del Black Power de finales delos 60, con una actitud casi (o sin casi) militarizada y una retórica abiertamente provocativa. Desde el principio esto les supuso la atención de las fuerzas del orden, y fueron numerosos los altercados y tiroteos entre panteras negras y policías. Otros casos tristemente célebres fueron la tortura y asesinato de Alex Rackley, miembro de los Black Panthers de California, acusado por el partido de ser confidente de la policía; o el asesinato de Betty Van Patter, contable de la organización, en el cual se cree que estuviero implicado el mismísimo Huey Newton. Pero quedémonos con lo positivo, no con la violencia, en esos tiempos confusos preguntémonos como hacía Marvin Gaye, ¿Qué está pasando, hermano? Whats happening, brother?


Apabullante, Marvin. Apabullante.


No hay comentarios:

Publicar un comentario