lunes, 9 de abril de 2012

HIDDEN TRACKS, SORPRESITAS.

Ay, las dichosas hidden tracks, esos temas fantasma, pistas escondidas que deliberadamente se dejan fuera de la lista de temas, esa pista que generalmente se deja al final del disco y después de unos minutos empieza a sonar, lo que causa algún que otro sobresalto. hablo por supuesto de cuando escuchas música en formato físico; cuando en el vivilo ves un surco extremadamente largo sospechas, pero ¿y cuando esperabas que el cassette activase el auto reverse y de golpe sonaba otro tema? (Aviso: las palabras cassette y auto reverse existen, preguntad a vuetros hermanos mayores).
¿Cuáles son las razones? Experimentos sonoros, remezclas distintas y rarunas, cachondadas que no te apetece registrar,  versiones cuyos copyright te evitas (¿se puede? preguntadle a Mike Ness, que coló una versionaca de Under My Thumb de los Stones en el disco de Social Distortion White Light White Heat White Trash y no la registró). Hay que decir que ya la habían publicado antes en Mainliner, una colección de los primeros temas a principios de los ochenta de Social Distortion.

Que no se entere Jagger!!

La primera Hidden Track se considera Her Majesty, en la edición original de Abbey Road no aperecía, después de The End (prosaico y profético título) y 14 segundos suena esto



Otro motivo de inclusión de una pita oculta puede ser simplemente porque al cantante se le pone en los huevos grabar una versión y hace tragar al resto, ¿ejemplo de esto? Guns n Roses, que cuando grababan aquel incidente del espagueti se encontraron que a Axl se le había metido entre ceja y ceja meter el Look At your game Girl, tema (de mierda) grabado por el mismísimo Charles Manson en su disco  Lie, the love and terror cult. Al resto de gunners no les hizo ni puta gracia, pero ¿qué se puede hacer cuando Axl quiere algo? Darle algo a Axl, of course.

En algunos casos está al principio (pre-gap de la primera pista), y suelen ser ruidos, acoples, cuenta atrás o temas completos (Blind Melon en su maravilloso Soup metían uno titulado Hello Goodbye), pero, vaya, lo más normal es que vaya al final
Un caso curioso es Train In Vain, uno de los temas más famosos de the Clash que se convirtió en pista fantasma accidental, cuando decidieron incluirlo se había cerrado el diseño de portada y créditos del álbum. Los Clash no tenían intención de que fuese un corte oculto, pero si la portada estaba acabada no había nada que hacer, apuesto algo a que el hecho de que que el productor fuese Guy Stevens tuvo algo que ver en este desbarajuste (Guy Stevens, enorme personaje al que ya dedicaremos algún especial). Curiosamente fue éste su primer tema en entrar en los charts yankees, vamos, el comienzo del final.
The Clash, 1980. Ufffffff


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada