jueves, 26 de abril de 2012

LEVON


Levon, maldita sea, al final te fuiste. Ya me lo temía, las noticias de tu familia eran poco alentadoras, pero, no sé, esperaba que volvieses a derrotar a ese maldito cáncer. Y se me hace un nudo en la garganta cuando vuelvo a escuchar El Último Vals o , qué mas da, cualquier disco de The Band, o los tres últimos discazos que sacaste en solitario. Maldita sea, Levon, siempre he dicho que tú eras The Band, entre los Robertsonistas y los Helmistas yo me ponía de parte del único miembro de La Banda nacido en EEUU, y aunque Robbie compusiese casi todos los temas tú eras el jefe, con ese aspecto de granjero cascarrabias y esa voz aguardentosa para contarnos las historias del viejo sur. Maldita sea, Levon, ya sé que no eras perfecto, que te fue corroyendo la envidia y la mala baba cuando Robbie se juntaba con Dylan, con los poetas beats, con la gente de Hollywood, acuérdate que tú también perdiste el culo por salir en películas y que (joder, Levon, maldita sea) hiciste una con Steven Seagal! Pero me gustó que te largases cuando te abucheaban en la gira del 66 con Zimmerman,  olé tus huevos, para irte a trabajar en una estación petrolera. Y te aplaudo por haberte mantenido siempre fiel a tus raíces.  Levon, Levon… tú sabes la de veces que me he preguntado “¿Cómo puede tocar así y cantar a la vez?”, sabes cuántas veces he estado a punto de echar la lagrimilla al escuchar Dixie Down en el Último Vals, sabes lo que me produce el groove de King Harvest, ¿lo sabes?, maldita sea, claro que no.
El caso es que, Levon (goddamnit) al final te fuiste y nos quedamos huérfanos, eras el más grande, y ahora cada vez que escuche esto se me va a ir la lágrima. Descansa en paz, maldita sea.


So long, Dirt farmer

2 comentarios:

  1. Muy bueno. También me emociono cada vez (y son una barbaridad) que me pongo The night ther drove old dixi down. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Impresionantes sus dos últimos trabajos en estudio, "Dirt farmer" y "Electric dirt", dos obras maestras de un casi septuagenario que ya oteaba el final del camino... escuchar ahora, y leer la letra, de un tema como "When I go away" me parece la mayor lección de "Ars moriendi" que he contemplado en el mundo de la música...

    ResponderEliminar