jueves, 12 de abril de 2012

A TIRO LIMPIO

Mark David Chapman: Hijodeputa

Hoy hablamos de músicos tiroteados, sí, morboso, lo sé, pero así es Carretera Perdida, amiguito. Y es que hay una larga y triste lista de músicos que acabaron sus días asesinados a tiros; el caso más celebérrimo es el de Lennon; o el de TuPac Shakur. Al menos serían los que más trascendencia tuvieron. Pero también hay secundarios que se fueron con plomo en el cuerpo, como Floyd Mooseman Roberts, bajista de Body Count, ese experimento hardcore de Ice T, y que también grabó el que posiblemente sea último gran disco de Iggy Pop, Beat Em Uo, del año 2001. Al poco de terminar la grabación y mientras salía de una tienda fue tiroteado en un clásico Drive-by shooting, tristemente famosos en L.A.
Otros casos tristemente célebres serían el de Marvin Gaye, asesinado por su propio padre, un fanático religioso con el que se había tenido más de una pelea. Lo irónico del caso es que Marvin Gaye le había regalado esa pistola cuatro meses antes y en esta ocasión la pelea era entre los padres de Marvin, él solo intervino para separarles y se llevó un tiro (Mala idea regalarle una pistola a nadie, Marvin). Otro icono de la música negra muerto a tiros fue Sam Cooke, asesinado en extrañas circunstancias en un hotel en Los Angeles por la encargada. La historia oficial es que Sam Cooke perseguía a una mujer en estado de embriaguez y esta señora Bertha Franklin decidió que lo mejor era freirlo a tiros allí mismo, en defensa propia según ella; siempre ha habido teorías conspiratorias sobre lo que realmente pasó allí, (la señora Franklin cambió su versión cuatro veces); se especula que la progresiva radicalización social de Cooke hizo que el FBI le considerase peligroso; también se dice que su compañía RCA estaba detrás del asunto, e incluso hay una teoría que apunta a su ex mujer y nada menos que a Bobby Womack (que se casó con ella a los tres meses de la muerte de Cooke) En fin, lo que nos queda es la música de Sam Cooke, como este fabuloso Chain Gang.


Record Guiness en clase y talento

El 8 de diciembre del 2004 un tal Nathan Gale se subió al escenario durante un concierto de Damageplan y disparó tres veces en la cabeza a Dimebag Darrell, ex guitarrista de Pantera. No contento con esto el tipo siguió disparando a todo lo que se movía matando a un total de cuatro personas e hiriendo a siete, hasta que un policía de paisano que estaba entre el público se lo cepilló de un disparo. ¿Motivos? Parece ser que el individuo estaba disgustado por la separación de Pantera y no veía con buenos ojos que Darrell montase un nuevo grupo, así que decidió cargárselo. Lo más terrible es que fuese durante un concierto, con el músico totalmente indefenso mientras tocaba. Y más triste todavía porque Dimebag Darrell era para mi gusto uno de los  guitarristas de heavy metal con mejor gusto y con un estilo propio y original, de hecho Pantera cambiaron el panorama heavy de los 90 a base de discazos; el más famoso Vulgar Display Of Power, que era justamente eso, una vulgar demostración de poder, y que se iniciaba con este robusto Mouth For War.

Otra vulgar demostración de poder






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada