jueves, 14 de junio de 2012

THE CULT OF RAY

Vaya racha, amiguetes, esto de las elegías se vuelve deprimente, pero qué se le va a hacer, hay genios genuínos a los que no se debe ignorar; hace semanas le tocaba el turno a Ray Bradbury, uno de los escritores que menos discusiones levanta en cuanto a su grandeza(y gracias al cielo eso que nos ahorramos) . La influencia de Bradbury en el mundo de la música fue también notoria; Frank Black, orondo líder de los Pixies comentaba que en el instituto escribió relatos cortos basados en la obra de Bradbury animado por su profesora de literatura (lo mismito que a nosotros, me imagino, que nos hacían leer La Regenta con 11 años) y que procuraba acudir a todas las apariciones públicas del hombre; incluso comenta que una vez consiguió su autógrafo y se quedo balbuceando, cual fan emocionado. En los discos de los Pixies hay alguna referencia al mundo de Bradbury y lbastantes a la ciencia ficción en general pero en 1996 tituló su tercer disco en solitario The Cult Of Ray; y no es precisamente su mejor disco, de hecho flojea considerablemente pero como siempre nos endilga temas bastante potentes (como el single Men In Black).


Ahí va una rareza. En 1967 Bob Jacobs, un músico y poeta de San Francisco (ups!) manda a Bradbury una canción basada en uno de los relatos de El País de Octubre. Bradbury, agradecido como era, le agradece el gesto: motivado, (no sabías dónde te metías, eh Ray?) Bob Jacobs se lanza a grabar una obra conceptual basada en los relatos del libro. Sí, ya sé que he dicho San Francisco, poeta, años 60 y obra conceptual,pero por favor, sigue leyendo. El resultado es, digamos, difícil de describir; un pop rock psicodélico orquestado y barroco no apto para todos los públicos, llegando al exceso en ocasiones, con unas letras psicotrónicas y marcianas. Si os quedáis intrigados haceos con Dark carnival (1969) pero luego no me vengáis pidiendo explicaciones.

Otro de los fans de Ray Bradbury en el mundo de la música es el batería de Rush Neil Peart. En general Rush son una de las conexiones más claras entre el mundo del Sci Fi y el rocknroll. En 1984 en su album Grace Under Pressure incluían un tema llamado The Body Electric, basado en un relato de Bradbury que a su vez estaba basado en  un poema de Whitman, llamado I sing the Body Electric. El tema trata de humanoides, androides, fallos de sistema,  sobrecargas de datos,vamos, más en común con Bradbury que con Whitman, seguro.

Rush, rarunos siempre.


Otro que se basó en una obra de Bradbury para construir uno de sus mejores temas fue Elton John, o más bien Bernie Taupin, colaborador y letrista de Elton en sus buenos tiempos. El tema es el mítico Rocket Man del 72 y está basado en un relato del mismo título incluido en El Hombre Ilustrado. El tema trata de las emociones encontradas de un astronauta ante su partida, entre dejar a su familia y surcar los espacios. Cuando Elton lanzó el tema (incluido en Honky Chateau, un discazo monumental) la temática espacial Glam estaba en todo lo alto  gracias a Space Oddity de Bowie y el rollo marciano fantasioso de Bolan y T Rex, de manera que el single fue un exitazo en Reino Unido, y no tiene nada que ver con las posteriores baladas pianísticas del bueno de Elton. Porque hay que recordar que antes de ser mono de feria de la Familia Real Británica, Elton era E-N-O-R-M-E.

Elton cuando molaba.


Y el highlight de los temas basados en la figura de Bradbury es sin duda este Fuck Me Ray Bradbury( ámame carnalmente Ray Bradbury) de la humorista americana Rachel Bloom. La señorita Bloom le dedicó este tema a Ray en su nonagésimo cumpleaños, con una letra cuyas intenciones no dejan mucho lugar a la imagiación con un videoclip descacharrante. El cachondo de John Landis, amiguete de Bradbury, descubrió esto y se lo hizo llegar a Ray, e inmortalizó el momento en una foto que circula por Internet, en la que no se sabe si el gesto de Bradbury es de estupor o lujuria o las dos cosas.
Amame Ray Bradbury, el escritor de Ciencia Ficción más grande de la historia, canta, pizpireta, Rachel Bloom

Ray no se lo puede creer.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario