lunes, 22 de abril de 2013

INDEPENDENCIA, TRIPLES Y DEAD-HEADS.




Flashback
1992, Olimpiadas de Barcelona, entrega de medallas de basket. La gran fiesta del mejor equipo de baloncesto de la historia, que acaba de arrasar en la final a la Croacia de Petrovic (117-85, ni más ni menos), tiene un epílogo con guasa; Lituania, medalla de bronce, aparece en la entrega con un uniforme imposible, de psicodélicos colores y un esqueleto (!!) machacando el aro. ¿Pero qué coño...?

Poco después mi hermano mayor aparece con una camiseta por el estilo, pero mucho más bonita; el famoso Tie Dye (esa especie de desteñido hippiesco) azulón, con un esqueleto (aja!) rodeado de rosas. En la camiseta se lee: Grateful Dead.
Nunca me paré a relacionar ambos momentos hasta que el otro día ví esto:

BA-LON-CES-TO


The Other Dream Team, un fabuloso documental que narra la epopeya lituana para competir como país independiente en los juegos olímpicos de Barcelona. Combinando ágilmente la narración meramente deportiva y la política, la historia (apasionante) nos la cuentan entre otros Arvidas Sabonis, Sharunas Marciulonis, Rimas Kurtinaitis, Valdemaras Homicius (Dios, siempre me han encantado los nombre lituanos!), o idolazos de la talla de Chris Mullin, Dan Majerle o Bill Walton. Aquí hay lugar para todo, desde el drama de la represalia soviética a la primera declaración de independencia de los lituanos, la obligación de los lituanos a competir por los colores de un país (URSS) que no podían sentir como propio, las anécdotas de los viajes en los que se escabullían de la estrecha vigilancia de la KGB, las artes de contrabando que adquirieron (en especial Homicius, tipo carismático dónde los haya), y, como no, la conexión Dead-head; tras un concierto de Grateful Dead al que acudieron Marciulonis y Donnie Nelson , sellaron la colaboración (los Dead pusieron la pasta necesaria para equipar y organizar la selección lituana) entre humo de cigarros de la risa. Lo único que no encaja es la aparición de Valenciunas como conexión con la nueva hornada lituana, pero es un detalle insignificante.
Muy recomendable, incluso si el baloncesto no es lo tuyo.

martes, 2 de abril de 2013

A LA PUTA RUE!

Exterior noche; sonoro repiqueteo de unas botas en la calle. Silbas Smoke On The Water, no llegas a los agudos; te atoras. Toses. Paras. Abres la puerta del local de ensayo, el resto del grupo está allí, esperando. Miradas torvas. Incomodidad. Uno de ellos carraspea y dice, "tenemos que hablar...estoooo, estás fuera".
¿Desahucios rockeros? Sí, los hay, y si no preguntadle (no, no podéis) a Brian Jones. Forma la banda más grande de la historia y llega la dupla J&R y le quitan, primero, el foco, más tarde el liderazgo, después las ganas y por último su banda (su PROPIA banda). ¿Qué podía ir peor? Bueno, siempre puede llegar Keez y quitarte la novia, además. De acuerdo, era especialito, era el paradigma de genio insoportable, pero (¿reconocedlo!), fue una putada. A nadie le extrañó encontrarlo flotando en su piscina semanas más tarde.
Otra expulsión injusta (al menos a mis ojos) fue la de Glen Matlock. La leyenda nos cuenta que era el único con cierta educación musical, y esos temas, esos temazos, no los compone un tipo que lleva tocando la guitarra un año; no, Steve Jones, no, solo no puedes, con amigos, sí. Y os preguntaréis que cuál era el problema de Glen; bien, sencillo, caía mal. A Steve Jones le caía mal, afirmaba que era un niño de mamá de clase media. A Malcom McLaren, el infame manager, no le caía mejor, además quería a Sid Vicious en la banda porque tenía mejor aspecto para las fotos (movimiento de genio). Aunque la mejor explicación la dio Johnny Rotten, dijo que le echaron porque le gustaban los Beatles y se lavaba a menudo los pies (auch!). Luego le llamaron para las giras del lucro posteriores, of course.




Uno de ellos usa Peusek

Estas últimas semanas el rumor del mondo cuore-rockero ha sido la nueva expulsión de Scott Weiland de Stone Temple Pilots, a los que había vuelto después de su expulsión de las filas de Velvet Revolver (segunda vez en su vida que Slash Y Duff expulsan a alguien del grupo por ser un yonkie. Por ser más yonkie que ellos, quiero decir. Slash y Duff también expulsados de Guns N Roses por Axl, ¿o quizá no?). A Velvet Revolver, Weiland había llegado después de ser expulsado de Stone Temple Pilots una primera vez. ¿Queda todo claro? La pena es que parecía que STP estaban en forma, de hecho su último disco, titulado como la banda, es decente y contiene algún  pelotazo destacable, como el single Between The Lines, donde podemos observar una nueva exhibición de ego por parte del bueno de Scott. A partir de ahora ExCott, para entendernos.


Entre expulsión y expulsión estos chicos rockean 

Otra historia cachonda es la expulsión de Dave Mustaine de Metallica. Mucho tenías que beber para que los primeros Metallica te echasen por borracho, pero eso le sucedió a Mustaine. Eso y que era un poco imbécil; en un ensayo se llevó a su perro, al que se metió en el coche del antiguo bajista Ron Mcgovney, el perro empezó a destrozar el coche y entre McGovney y Hetfield echaron al chucho de ahí a patadas. Mustaine se lió a puñetazos con ellos e insultó (Oh my god!!)a Ulrich, que le tomó la matrícula. En otra ocasión vertió una lata de cerveza sobre el bajo de McGovney, y el pobre hombre estuvo a punto de electrocutarse. Así que después de grabar Kill Em All (los negocios primero) el grupo le metió en un autobús y le mandaron a casa. Si no habéis visto el mega documental Some Kind Of Monster, no perdáis ocasión de videar la escena de reconciliación entre Mustaine y Lars Ulrich. Una mezcla de Love Story y el sketch del loro de Monty Python; delirante.



Comedia Finísima

 Pongámonos tristes para terminar con otro caso menos cómico, la expulsión de Bob Stinson de la banda que él mismo fundó, The Replacements, junto a su hermanos de 12 años, Tim, y Paul Westerberg; después de cuatro álbumes (eh, menudos cuatro discos) y una larga adicción al alcohol y la heroína, el grupo decidió deshacerse de él; Westerberg se había hecho con el control del grupo y la compañía Sire presionaba para que se profesionalizasen un poco (eran muy imprevisibles, y Stinson era capaz de salir a tocar con un tutú. No olvidemos que les llamaban "la banda amateur más grande del mundo". Fue su propio hermano Tim el que le comunicó la noticia, y Bob no se recuperó del golpe; siguió haciendo música junto a Sonny Vincent en Model Prisoner, pero sus ataques maníaco depresivos fueron en aumento. En 1995 fue encontrado muerto en su apartamento, por un colapso de varios órganos vitales, aunque siempre se ha aceptado la idea (falsa) de la sobredosis. Era un grande, solo por los cinco primeros segundos de esto se ganó el cielo:

Replacements, shmeplacements